TEAMING : : Unete a nosotr@s por 1 €uro al mes

Paypal


Colabora con DAZ / Haz tu donativo

viernes, 10 de abril de 2015

La Sintiencia

La sintiencia es la capacidad de sufrir y disfrutar que poseen los individuos dotados de sistema nervioso. Constituye por sí misma un argumento suficiente para acabar con el especismo. Quienes la poseen pueden padecer dolor, experimentar alegría, placer, soportar tristeza, miedo, angustia... En consecuencia, la sintiencia aporta un punto de vista exclusivo de la existencia a cada individuo, que lo convierte en sujeto de esa vida, una vida con experiencias propias, subjetivas, únicas; una vida consciente. No existe ningún razonamiento lo suficientemente fuerte que justifique el especismo, del mismo modo que no existe un argumento que legitime el racismo o el machismo. Pero hay algo más que se deriva de la propia capacidad de percibir el mundo de manera subjetiva e interactuar con otros individuos poseedores de sintiencia: la cultura.
“Cultura es el conjunto de reglas con cuyo uso las personas dan forma a la relación que las personas mantienen entre sí, en su vida social” (Díaz de Rada, “Cultura, Antropología y otras tonterías”).
La cultura es el conjunto de reglas que los actores sociales utilizan para dar forma a sus relaciones, sean estas las que sean y en cualquier ámbito de la realidad, asumidas o puestas en marcha en consciencia.
Cualquier grupo de animales, independientemente de la especie a la que pertenecen, constituye un total que va más allá de la suma de los individuos que lo componen. Dos mujeres y un hombre en contacto relacional crean su propia sociedad. Del mismo modo, tres perros constituyen un conjunto que es diferente a la suma de los tres individuos, ya que utilizan la comunicación, la interacción, como vehículos de su propia percepción del mundo para hacerla realidad en acción orientada a la acción del otro.
La cultura es esto. Más allá de las redefiniciones que cada cultura categorizada de manera dialéctica utilice para reinterpretar los conceptos, el hecho objetivo es que esa realidad es cultura, se forma en relación, y solamente es necesaria la percepción consciente (no es seguro que siempre autoconsciente) en unión con otros sujetos.
Se deduce de lo anterior que los animales no solo son individuos con derechos inherentes, es decir, personas. Son miembros de grupos merecedores de respeto. El mismo, en esencia, que hacemos valer para los individuos y grupos de seres humanos.
Son otros pueblos.


Fuente: Enrique Nafría Prada

No hay comentarios:

Publicar un comentario